TABITA

RStories - descarga de materiales, sermones, etc

 TEXTO BIBLICO: “Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas.  Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía” (Hechos 9.36)

INTRODUCCION

                Elena de White escribió lo siguiente cuando se organizó una Sociedad de Beneficencia Dorcas, “… Algunos de nuestra familia salieron en una misión de caridad ayer, e hicieron un pequeño comienzo. Recolectaron algunas cosas.  Hay ocho familias que han estado ayudando a todos los que nos parecía oportuno hacerlo. Se va a inaugurar una Sociedad Dorcas esta semana, para examinar y refaccionar materiales viejos y nuevos a fin de ayudar a los necesitados.  Los miembros de mi familia y yo hemos hecho muchas donaciones de dinero y ropa. El esfuerzo que esto representa para nosotros no ha sido pequeño.  No tenemos que ir a buscar a los necesitados, ellos nos buscan.  Nos sentimos obligados a advertir estas cosas.  No podemos ser cristianos y pasarlos de largo y decir: "Calentaos y hartaos" y no hacer aquellas cosas que los abriguen y los vistan.  El Señor Jesús dice: "A los pobres siempre los tenéis con vosotros".  Son el legado de Dios para nosotros” (Manuscrito 4, 1895).”

         

       Lucas es el único evangelista que registra muchos de los detalles de los comienzos de la vida de Jesús, y con frecuencia lo hace refiriéndose a las mujeres implicadas: María, Elisabet y Ana.  En otros pasajes menciona a la viuda de Naín, a la mujer del banquete de Simón, a las mujeres aquí nombradas, a Marta, a cierta mujer paralítica, como también a la hija de Jairo y a la mujer enferma que fue sanada en esa misma ocasión.  En Hechos menciona a Safira, Priscila, Drusila, Berenice, Tabita, Rode, Lidia y varias otras.

                Es como si Lucas estuviera afirmando que el Evangelio del reino de los cielos era tanto para las mujeres como para los hombres, y que la parte de ellas en la proclamación de las buenas nuevas era tan importante como la de los hombres. 

                Parece que dentro de los grupos judíos estrictamente religiosos -los fariseos, saduceos y otros-, las mujeres no desempeñaban ningún papel; no recibían ningún beneficio directo ni tampoco lo impartían. Pero no iba a ser así en la obra de Dios.

                Y una de estas mujeres que se destacó fue Tabita, o sea Dorcas.

 

TABITA ERA UNA DISCÍPULA DE JESÚS

                Leamos 9.36 “Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas.  Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía.”

                El nombre Tabita es la transliteración del nombre arameo tabyetha, que significa “gacela”. Y la forma griega de Tabita es dorkás, que también significa “gacela”

                Dorcas era una mujer que se caracterizaba antes los demás por abundar en hacer buenas obras para los más necesitados

                Algunos piensan que Dorcas era diaconisa de la iglesia de Jope.  Si fue así, podría reflejar la influencia de Felipe, uno de los siete primeros diáconos, quien pudo haber llevado la organización de la iglesia de Jerusalén a las iglesias que él mismo establecía.  Dorcas podría de este modo haber estado encargada de la atención de las viudas de la iglesia.

                Ella hacia  obras de caridad, especialmente el dar limosnas. La bondad de Dorcas se expresaba de dos maneras principales: prestaba servicios en "buenas obras" y daba de sus recursos en "limosnas". No se conformaba con que otros hicieran sus obras de caridad, sino que se daba a sí misma junto con sus posesiones.

                Elena de White, escribió: “En Jope, ciudad que estaba cercana a Lida, vivía una mujer llamada Dorcas, cuyas buenas obras le habían conquistado extenso afecto. Era una digna discípula de Jesús y su vida estaba llena de actos de bondad. Ella sabía quiénes necesitaban ropas abrigadas y quiénes simpatía, y servía generosamente a los pobres y afligidos. . .” (Conflicto y valor)

                Y agrega Elena de White, “Ciertamente, debiera haber un número mayor de mujeres entregadas a la obra de ministrar a la humanidad doliente, elevando a los seres humanos y educándolos para que crean, simplemente para que crean, en Jesucristo como nuestro Salvador.  Y a medida que las almas se entreguen al Señor Jesús, haciendo una entrega completa, entenderán la doctrina. . . .”(El ministerio de la Bondad)

 

 

DORCAS ENFERMÓ Y MURIÓ.

                Hechos 9.37, dice: “Y aconteció que en aquellos días enfermó y murió.  Después de lavada, la pusieron en una sala.”

                Como costumbre los judíos lavaban y ungían el cuerpo de una personas fallecida, y después acostumbraban añadirle especias y envolverlo en lienzos. El entierro se efectuaba pocas horas después del fallecimiento, generalmente dentro del mismo día y antes de 24 horas. En el caso de Dorcas los preparativos no se completaron según la costumbre. Los hermanos, en vez de hacerlo, mandaron buscar a Pedro que estaba en Lida y que acababa de curar a Eneas.

                Hechos 9.38 “Y como Lida estaba cerca de Jope, los discípulos, oyendo que Pedro estaba allí, le enviaron los hombres, a rogarle: No tardes en venir a nosotros.”

 

               

                Lida se encontraba a sólo unos 18 Km. al sureste de Jope, por lo cual no era de extrañarse que los hermanos estuvieran enterados de la curación de Eneas.

                Es posible que los mensajeros salieran de Jope antes de que muriera Dorcas, con la esperanza de que el apóstol pudiera llegar a tiempo para evitar su muerte; pero si partieron después de la muerte de Dorcas, lo que parece más probable, la iglesia tenía fe en que, por el poder de Dios, era posible la resurrección. En uno u otro caso apremiaba el tiempo: o para salvar una vida o para impedir el entierro.

                Hechos 9.39, dice: “Levantándose entonces Pedro, fue con ellos; y cuando llegó, le llevaron a la sala, donde le rodearon todas las viudas, llorando y mostrando las túnicas y los vestidos que Dorcas hacía cuando estaba con ellas.”

                Pedro estaba listo para responder a cualquier invitación que le llegara, sobre todo si se trataba de un llamamiento tan urgente como el de los cristianos de Jope.

                La actitud de Pedro es la actitud que todo hijo de Dios debiera tener. Estar dispuesto a responder al llamado de Dios en todo momento y lugar.

 

LA RESURRECCION

                Hechos 9.40-41 “Entonces, sacando a todos, Pedro se puso de rodillas y oró; y volviéndose al cuerpo, dijo: Tabita, levántate.  Y ella abrió los ojos, y al ver a Pedro, se incorporó. Y él, dándole la mano, la levantó; entonces, llamando a los santos y a las viudas, la presentó viva.”

                Pedro siguió el ejemplo de su Señor cuando resucitó a la hija de Jairo (Mar. 5: 39-40), de lo cual había sido testigo. En la habitación donde estaba el cuerpo de Tabita se oía el ruido de grandes lamentos (Hech. 9:39).  Pedro sintió la necesidad de tener silencio para comunicarse con Dios. 

                Pedro se arrodilló y oró fervientemente, pues comprendía que sólo el poder divino podría hacer el milagro deseado.  La oración demostró ser de nuevo el medio por el cual la joven iglesia obtenía poder.

                En este caso se manifestó claramente la humildad, la consagración y el fervor de Pedro.

                Luego de haber orado, recibió la seguridad de que su oración había sido escuchada. Comprendía su completa dependencia del poder sobrenatural; pero cuando se le aseguró que lo tendría no vaciló en actuar.

                “Levántate”, fue la orden de Pedro. Esto demostraba su fe firme en que su oración recibiría una respuesta afirmativa.

                La breve descripción de la resurrección de Dorcas es extraordinariamente real: abrió sus ojos, como si hubiera estado durmiendo; vio inesperadamente a Pedro, a quien posiblemente no conocía; y, dramáticamente, se levantó como una persona que había estado muerta.

 

                Pedro se aseguró de que este milagro de Dios recibiera su debido reconocimiento; reunió primero a los que conocían personalmente a Dorcas y podían dar testimonio del hecho de su muerte, y después la presentó públicamente ante los que estaban reunidos.  De este modo se aseguró de que hubiera un amplio testimonio del hecho de que se había efectuado un gran milagro.

Elena de Elena de White, escribió: “El corazón del apóstol fue movido a simpatía al ver su tristeza.  Luego, ordenando que los llorosos deudos salieran de la pieza, se arrodilló y oró fervientemente a Dios para que devolviese la vida y la salud a Dorcas.  Volviéndose hacia el cuerpo dijo: "Tabita, levántate.  Y ella abrió los ojos, y viendo a Pedro, incorporóse".  Dorcas había prestado grandes servicios a la iglesia, y a Dios le pareció bueno traerla de vuelta del país del enemigo, para que su habilidad y energía siguieran beneficiando a otros y también para que por esta manifestación de su poder, la causa de Cristo fuese fortalecida” (Los Hechos de los Apóstoles, Págs. 107, 108).”

 

 

MUCHOS CREYERON.

                La noticia de este milagro se propagó rápidamente.  Toda la zona de Jope se interesó, y la predicación del Evangelio recibió un gran impulso.

                Elena de White, escribió: “Esta gran obra de resucitar a la muerta fue el medio para convertir a muchos en Jope a la fe de Jesús” (Spirit of Prophecy, tomo 3, págs. 323, 324)

                Elena de White indica, “Cuando las mujeres creyentes sientan el peso de las almas y el peso de los pecados que no son de ellas, trabajarán como Cristo trabajó.  No estimarán ningún sacrificio demasiado grande por ganar almas para Cristo.  Y todo el que tenga este amor por las almas, es nacido de Dios; está listo para seguir las pisadas de Cristo y sus palabras y su voz serán talentos que empleará en el servicio del Maestro; el mismo alimento que viene de la fuente original a sus propias almas, fluirá por distintos canales de amor a las almas que se están marchitando y secando.” (Ministerio de la Bondad)

                Elena White, escribió: “Aprendan los niños y los jóvenes, en la Biblia, cómo ha honrado Dios el trabajo del obrero diario. . . Lean acerca de Jesús el carpintero, de Pablo el fabricante de tiendas, quienes al trabajo del artesano, unían el ministerio superior, humano y divino. Lean acerca del muchacho que proveyó los cinco panes usados por Jesús en el maravilloso milagro de la alimentación de la multitud; de Dorcas la costurera, resucitada a fin de que siguiese haciendo ropa para los pobres; de la mujer sabia descripta en Proverbios, que "busca la lana y el lino, y trabaja gustosamente con sus manos". . . que "Abre su mano al pobre y alarga sus manos al necesitado". . .” (Conflicto y valor)

 

CONCLUSION

                La Iglesia Adventista del Séptimo Día a nivel de Sudamérica ha estado usando el nombre Dorcas para el trabajo social, pero desde el año 2010 por voto (DSA 2010-090, UCh 2010-148, MCCh 2010-120) de la DSA se ha comenzado a usar el nombre ASA, que significa Acción Solidaria Adventista, la cual tiene como objetivo la de “representar las acciones sociales que sus miembros realicen”.

Por lo cual, las acciones sociales de la iglesia nos deben ayudar a:

  1. Considerar que este Servicio hacia la comunidad es un ramo importante de las actividades misioneras de la iglesia.
  2. Esta sociedad reúne y prepara ropa, alimentos y otros materiales para los pobres, los necesitados y los desafortunados.
  3. Este órgano trabaja en estrecha colaboración con los diáconos y las diaconisas de la iglesia.
  4. El ministerio de Servicios a la Comunidad incluye, sin embargo, más que la prestación de asistencia material; abarca también la educación de los adultos, las visitas a los hogares, la ayuda en tareas domésticas, el cuidado de los enfermos en sus casas, el  aconsejamiento, y otros servicios.

               

LLAMADO

                Dorcas como hija de Dios tenía su lugar en el campo misionero y la gente le amaba por eso. ¿Cuál es tú lugar? Te invito a que hoy conversen con Dios y al final del día le puedas decir a él “Señor, capacítame para poder servirte, úsame como un instrumento en tú obra”.

                Que Dios te ilumine para que seas una luz en este mundo. Amén.

 

 

 

 

PR. JOSE LUIS OJEDA CERECEDA

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Usar puntuación: / 58
MaloBueno